Era mi primer “test drive”, a pesar de mi amplia experiencia en periodismo “lifestyle”. Katy Mikhailova me lo propuso, y yo, que tengo un “a todo sí” escrito a fuego en mi alma aventurera, no supe negarme. Admito que cuando me subí en el avión de Iberia estaba preocupada porque era mi primera experiencia con un coche automático, de 360 caballos, el nuevo modelo híbrido y enchufable, por los parajes bellísimos del País Vasco. 

Cuando en el aeropuerto recogí mi coche, el nuevo Peugeot 508 PSE, gracias a las explicaciones pertinentes descubrí un nuevo mundo más allá de mis miedos: un coche muy sencillo de conducir pero a la vez muy potente, con un diseño cercano al lujo, presencia indomable y extremadamente cómodo e intuitivo que, además, cuida el planeta.

Por Mª Teresa Haering Portolés @teresahaering

Después de 210 años de la marca, conduciendo como leones, tal y como afirma el director de comunicación Eduardo Ajuria: “PEUGEOT es una marca de su tiempo. Siempre en vanguardia, vive el momento presente, anticipa los cambios de comportamientos y abre la puerta a nuevas soluciones de movilidad. PEUGEOT ha vivido todas las revoluciones: industrial, tecnológica, política, social, digital y, más recientemente, medioambiental, donde la transición energética y la movilidad libre de carbono se han convertido en el principal vértice de una estrategia de crecimiento sostenible. Todo ello conforma el ADN de PEUGEOT: una marca intemporal, un eslabón perfecto entre el ayer y el mañana”. 

Nuevo Peugeot 508 PSE en un viaje por el País Vasco

Mientras empezaba mi viaje en coche con punto de partida en el aeropuerto de San Sebastián, sentí que iba a haber un antes y un después en mí tras este viaje. Estaba rompiendo todos mis esquemas previos y viviendo mi propia revolución interior. Era un poco como volver a mis ancestros vascos y vencer mis miedos al mismo tiempo.  Se podía apreciar todo el trabajo que había detrás de cada detalle del coche y cómo ha evolucionado para acercarse a la gama premium. 

 

“Desde hace 10 años, se ha llevado a cabo un enorme trabajo en toda la gama para su posicionamiento como marca premium. Este crecimiento se pone de manifiesto más recientemente con el trabajo de diseño de la propia marca (nuevo logotipo) y el último lanzamiento de su modelo 508 PSE, modelo híbrido enchufable y máxima expresión de la deportividad, diseño y eficiencia, en definitiva, de la sostenibilidad. La marca PEUGEOT es intemporal. Se reinventa, una y otra vez”, en palabras del director de comunicación.

 

La primera parada: almuerzo en Laia Erretegia

La primera parada del viaje fue el almuerzo en Laia Erretegia (Arkolla Auzoa Auzoa, 33, 20280 Hondarribia, Gipuzkoa). Tal y como pude comprobar y así me indicó Jon Ayala, dueño y chef del restaurante, una de las razones por las que acudir al mismo es “el entorno: la zona del Bidasoa a 2 km de Hendaya en Francia” y también porque trabajan con “excelente producto”, algo que pude comprobar por mí misma. Casi todo lo preparan a la brasa y tuvimos la oportunidad de probar la vieira, el rape, la carne y el producto de temporada. El restaurante Laia ha recibido premios como “Premio nacional de parrilla” en San Sebastián Gastronómica 2015, donde Jon ganó como parrillero y esto le dio el impulso para seguir desarrollándose en torno a la carne. El chef considera que el lujo sostenible es también posible en la hostelería. Lleva treinta años en el mundo de la hostelería y el restaurante va a cumplir 15 años en mayo. 

El chef John Ayala

 

Segunda parada: Museo Chillida Leku

Una vez finalizado el almuerzo, volví a mi coche rumbo al nuevo destino. Acudimos a la visita privada en el Museo Chillida Leku, de la mano de Mikel Chillida, nieto del genial escultor. Esta experiencia cautivadora me enseñó a comprender mejor la mente del escultor y toda su filosofía. Mi frase favorita de las que Mikel resaltó fue la de  “un hombre tiene que tener siempre el nivel de la dignidad por encima del miedo”. Esto está muy conectado con el #EspírituFearless y me encantó.

Mikel Chillida nieto de Eduardo Chillida

Mikel expresa muy bien todo lo que rodea la obra de Eduardo Chillida: “Chillida-Leku representa al artista. Es un museo, pero esta palabra se le queda pequeña porque esto nace como un proyecto personal”. Nos recalcó además que toda la obra es maciza y cómo el artista tenía toda una filosofía para ser capaz de desarrollar sus monumentales creaciones desde un respeto absoluto por el entorno y un diálogo con sus obras. Visita recomendada cien por cien para los amantes del arte. 

 

 

Tercera parada: Hotel Arantza

Disfrutamos tanto en el museo que llegamos al Hotel Arantza un poco antes de la cena. El camino tenía muchas curvas, pero para mí fue bastante agradable la conducción hasta el pueblo Arantza. Hay muchos carteles que indican la llegada al hotel que se encuentra pasado el pueblo. Me detuve a preguntar para asegurarme de que iba por el buen camino y varios niños me dijeron: “El Hotel Arantza está pasado el pueblo” y después me espetaron: “¡Qué carrazo!”. Estaba tan contenta de sentirme tan cómoda con el coche, que en el último desvío me fui hacia otro lugar. Esto se quedó en una anécdota ya que, aunque tuve que bajar marcha atrás con el coche, gracias a la cámara trasera con luz, pude llegar al maravilloso hotel antes de la cena, tras pedirle a las amables ovejas que se acercaron en lo alto de la montaña, que me dejaran llegar a tiempo. Es un coche ultra-seguro por los sensores, las cámaras y el agarre. A pesar de ello, mi recomendación es acudir a este hotel antes del anochecer para disfrutar más del paisaje.

Entorno Arantza Hotela

Tal y como luego me explicaría Eduardo Ajuria “PEUGEOT SPORT ENGINEERED es la división de altas prestaciones de PEUGEOT.” Con esta firma PSE quieren “redefinir la noción de rendimiento construyendo máquinas cuya potencia eléctrica cree sensaciones y experiencias de conducción inéditas. Abrimos el camino hacia una nueva era donde el kilovatio sea el rey y proporcione niveles de potencia y de par jamás alcanzados por los modelos de serie de PEUGEOT”. 

Esto es totalmente cierto, porque este viaje, llevando este modelo, me proporcionó unas sensaciones al volante muy diferentes a las que yo estaba acostumbrada con los coches que he tenido de diferentes marcas. De sus palabras, lo que más me gustó, fue toda la filosofía que hay detrás: no seguimos a nadie ni nos incorporamos a ningún camino marcado. Nos guían nuestra herencia, nuestra pasión y nuestro savoir-faire. Todos nosotros, pilotos e ingenieros, los nuevos pioneros, debemos aprender a reaprender. Poner el contador a cero, dominar las nuevas tecnologías y conquistar nuevos territorios”. Esta filosofía se aprecia en el logotipo y en el rediseño del mismo y la imagen de marca, donde el león es el rey de la selva del motor.

 

Cuarta parada: la habitación, y el 22 como señal silenciosa

Después de mis reflexiones sobre el trayecto, una vez en el hotel, descubrí mi habitación asignada, la número 22, igual que el día de mi cumpleaños. ¿Era quizás esto una conexión mágica? Puede ser, porque mi habitación era SORGINTXO, que significa “brujita” en vasco, un apelativo cariñoso. Arantza Hotela está inspirado en el amor y en los sueños. Es un refugio mágico lleno de encanto y maravillosos detalles. En mi majestuosa habitación destaco la bañera mirando al paisaje con una capacidad de 500 litros, que se llena entre 40 o 45 minutos, baño del que pude disfrutar antes de dormir. Experiencia muy exclusiva que me encantaría repetir en este hotel sólo para adultos. Muchos detalles están en su web www.arantzahotela.com

La bañera de Arantza Hotela

Disfrutamos de una maravillosa cena en el hotel y pude comentar la jornada con eminencias del motor. La verdad es que, entre otros platos, destaco unas ostras maravillosas. Excelente calidad en cada detalle. Sólo puedo decir que mi intención es volver lo antes posible.

 

 

Cuarta parada: Peru-Harri, parque de la piedra

Al día siguiente puse la alarma a las siete y media… ¡No podía irme sin ir al spa! Llegué y el spa era solo para mí a esas horas gracias al madrugón y mereció notablemente la pena. Después de un increíble desayuno en la habitación, comenzó de nuevo nuestra jornada de conducción placentera. Para llegar a Peru-Harri había dos opciones, en esta ocasión elegí autopista y… ¡Me encantó! Pude alternar el modo de conducción híbrido con el sport para apreciar las diferencias. La verdad es que ya me estaba dando pena pensar que tenía que dejar el coche aquella tarde. Secundo las palabras de Eduardo Ajuria: El placer de conducir y la búsqueda de las máximas prestaciones forma parte de las señas de identidad de PEUGEOT. La electrificación abre nuevas oportunidades para ofrecer nuevas formas de disfrutar del automóvil pensadas para clientes que buscan conjugar sensaciones deportivas con bajas emisiones.” Este placer de conducir, y al mismo tiempo respetar el medio ambiente, me parecía el máximo exponente del lujo sostenible y sentí que era una experiencia digna del #EspírituFearless.

Escultura Peru-Harri

Al llegar a Peru-Harri, nos esperaban más sorpresas: este parque de la piedra en Navarra es toda una oda a la piedra por el deportista Iñaki Perurena, histórico campeón de levantamiento de piedra.  A 2 km de Leitza, nos encontramos el caserío familiar Gorrittenea con un museo, una catapulta -que pudimos utilizar nosotros mismos- y unas maravillosas esculturas cinceladas por Iñaki, entre varios tesoros. 

 

Después de las explicaciones del legendario polifacético deportista, caminé monte arriba para ver las esculturas y pude fotografiar un bello caballo que me miró durante unos instantes. Pensé en cómo todo se conectaba de forma mágica, como los motores de los coches se miden en caballos de fuerza, también llamados caballos de potencia. En realidad, esta es una medida de potencia. Fui consciente de la potencia del coche con el que había llegado hasta allí, con una potencia máxima de 360 caballos y pensé en cómo el motor puede respetar la Naturaleza y acercarnos a ella.  Espectaculares aceleraciones de 0 a 100 km/h en sólo 5,2 segundos y además respetando el medio ambiente. Mi cabeza se aceleraba rápido también, como el motor de los coches buenos. Silencié mis pensamientos momentáneamente y, finalizado este momento de distensión, nos pusimos de nuevo en marcha para llegar al almuerzo programado en Arregi Jatetxea en Berastegui, Guipuzkoa.

 

 

Quinta parada: el aeropuerto

Tras una excelente jornada, fuimos camino del aeropuerto de Pamplona y me costó devolver las llaves del maravilloso coche. Incluso en uno de los peajes, una operaria me preguntó por el modelo.

Cuando la jornada llegaba a su fin, me quedé pensando en todo lo vivido y en cómo habíamos disfrutado de un entorno maravilloso, y ya en Madrid, pregunté al director de comunicación de Peugeot cómo este coche respetaba el medio ambiente: “Sólo emite 46 g/km de CO2 y que puede alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h. Además, sus 42 km de autonomía en modo “cero emisiones” permite circular cómodamente en entornos urbanos disfrutando de las ventajas del distintivo Cero de la Dirección General de Tráfico, como el acceso libre a zonas céntricas, incluso en episodios de alta contaminación.”

 

Ya en mi hogar en Madrid, al leer el libro de Chillida, me di cuenta de lo que esta experiencia me había aportado y pensé en todo lo que había descubierto al vencer mis miedos y cuánto había disfrutado conduciendo el Peugeot 508 PSE. 100% recomendado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta